DOA PERFECTA GALDOS PDF

You are on page 1of 8 Search inside document Observaciones sobre la novela contempornea en Espaa I El gran defecto de la mayor parte de nuestros novelistas, es el haber utilizado elementos extraos, convencionales, impuestos por la moda, prescindiendo por completo de los que la sociedad nacional y coetnea les ofrece con extraordinaria abundancia. Por eso no tenemos novela; la mayor parte de las obras que con pretensiones de tales alimentan la curiosidad insaciable de un pblico frvolo en demasa, tienen una vida efmera determinada slo por la primera lectura de unos cuantos millares de personas, que nicamente buscan en el libro una distraccin fugaz o un pasajero deleite. Es imposible que en pas alguno ni en ninguna poca se haga un ensayo ms triste y de peor xito, que el que los Espaoles hacen de algunos aos a esta parte para tener novela. En vano algunos editores diligentes han acometido la empresa con ardor, empleando en ello todos los recursos de la industria librera; en vano las Revistas y las publicaciones peridicas ms acreditadas, han tratado de estimular a la juventud, prefiriendo algunas obras muy dbiles de escritores nuestros, a las extranjeras, relativamente muy buenas; en vano la Academia ofrece un premio pecuniario y honorfico a una buena novela de costumbres. Todo es intil.

Author:Samuhn Tolkree
Country:Zimbabwe
Language:English (Spanish)
Genre:Video
Published (Last):5 December 2005
Pages:275
PDF File Size:13.95 Mb
ePub File Size:18.65 Mb
ISBN:276-5-80171-685-4
Downloads:93382
Price:Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader:Maukree



You are on page 1of 8 Search inside document Observaciones sobre la novela contempornea en Espaa I El gran defecto de la mayor parte de nuestros novelistas, es el haber utilizado elementos extraos, convencionales, impuestos por la moda, prescindiendo por completo de los que la sociedad nacional y coetnea les ofrece con extraordinaria abundancia.

Por eso no tenemos novela; la mayor parte de las obras que con pretensiones de tales alimentan la curiosidad insaciable de un pblico frvolo en demasa, tienen una vida efmera determinada slo por la primera lectura de unos cuantos millares de personas, que nicamente buscan en el libro una distraccin fugaz o un pasajero deleite. Es imposible que en pas alguno ni en ninguna poca se haga un ensayo ms triste y de peor xito, que el que los Espaoles hacen de algunos aos a esta parte para tener novela.

En vano algunos editores diligentes han acometido la empresa con ardor, empleando en ello todos los recursos de la industria librera; en vano las Revistas y las publicaciones peridicas ms acreditadas, han tratado de estimular a la juventud, prefiriendo algunas obras muy dbiles de escritores nuestros, a las extranjeras, relativamente muy buenas; en vano la Academia ofrece un premio pecuniario y honorfico a una buena novela de costumbres.

Todo es intil. Los editores han inundado el pas de un frrago de obrillas, notables slo por los colorines de sus lujosas cubiertas; la prensa tiene que recurrir de nuevo a su sistema de traducciones; y raras veces llega al recinto de la Academia un manuscrito de mediano precio, pudiendo asegurarse que no pecan de severos los inmortales de la calle de Valverde al escatimar el premio mayor con una prudencia casi sistemtica. Este fenmeno es singular atendiendo a lo que la poesa lrica ha producido en este siglo, y el brillante perodo del teatro contemporneo.

Pero tal vez se encuentre una explicacin satisfactoria fijndose en la especialsima ndole de la novela de costumbres, y relacionndola con nuestro carcter y nuestra educacin literaria. Las personas dadas a la investigacin, explican esto diciendo: los Espaoles somos poco observadores y carecemos por lo tanto de la principal virtud para la creacin de la novela moderna.

La fantasa andaluza y castellana, que ha creado la ms rica poesa popular que existe en la civilizacin cristiana, la literatura mstica, y el gran teatro del siglo XVII, es completamente incapaz para el caso. Hemos hecho algo en la novela romntica, que ya est mandada recoger, y en la legendaria y maravillosa cuyo prestigio desciende ya notablemente; pero la novela de verdad y de caracteres, espejo fiel de la sociedad en que vivimos, no est vedada.

El lirismo nos corroe, digmoslo as, como un mal crnico e interno, que ya casi forma parte de nuestro organismo. Somos en todo unos soadores que no sabemos descender de las regiones del ms sublime extravo, y en la literatura como en poltica, nos vamos por esas noves montados en nuestros hipogrifos, como si no estuviramos en el siglo XIX y en un rincn de esta vieja Europa, que ya se va aficionando mucho a la realidad.

Cierto es esto: somos unos idealistas desaforados, y ms nos agrada imaginar que observar. Bien se est viendo que no hay gente menos prctica en toda especie de asuntos que esta buena gente espaola, que tanto ha dado que hacer al mundo en tiempos lejanos, y en las letras no es en donde menos se refleja esta disposicin especial de nuestros espritus. Sin embargo, puede asegurarse que en este punto la citada disposicin es ms bien accidental, hija sin duda de condiciones del tiempo, que innata y caracterstica.

Examinando la cualidad de la observacin en nuestros escritores, veremos que Cervantes, la ms grande personalidad producida por esta tierra, la posea en tal alto grado, que de seguro no se hallar en antiguos ni modernos quien le aventaje, ni aun le iguale. Y en otra manifestacin del arte, qu fue Velzquez sino el ms grande de los observadores, el pintor que mejor ha visto y ha expresado mejor la naturaleza? La aptitud existe en nuestra raza; pero sin duda esta degeneracin lamentable en que vivimos, nos la eclipsa y sofoca.

Hay que buscar la causa del abatimiento de las letras y de la pobreza de nuestra novela en las condiciones externas con que nos vemos afectados, en el modo de ser de esta sociedad, tal vez en el decaimiento del espritu nacional o en las continuas crisis que atravesamos y que no nos han dado un punto de reposo.

La novela es un producto legtimo de la paz: contrario de la literatura heroica y patriotera, no se cra sino en los perodos de serenidad, y en nuestros tiempos rara es la pluma que no se ejercita en las contiendas polticas. No se espere hoy de los grandes ingenios otra cosa que diatribas muy bellas. Hay adems el gran inconveniente de las circunstancias tristsimas de la literatura considerada como profesin. Domina en nuestros pobres literatos un pesimismo horrible.

Hablarles de escribir obras serias y concienzudas de puro inters literario, es hablarles del otro mundo. Todos ellos andan a salto de mata, de peridico en peridico, en busca del necesario sustento, que encuentran rara vez; y la mayor recompensa y el mejor trmino de sus fatigas es penetrar en una oficina, panten de toda gloria espaola.

Todos reposan su cabeza cargada de laureles sobre un expediente; y el infeliz que no acepta esta solucin, y se empea a ser literato a secas, viviendo de la pluma, bien podra ser canonizado como uno de los ms dignos mrtires que han probado las amarguras de la vida en este valle de lgrimas.

Entre tanto, por ms que digan, aqu se lee mucho, y se lee de todo, poltica, literatura, poesa, artes, ciencias, y sobre todo, novela. Pero esta gente que lee, estos Espaoles que gustan de comprar una novela y la devoran de cabo a rabo, estimando de todo corazn al ingenio que tal cosa produjo, se abastece en un mercado especial. El pedido de este lector especialsimo es lo que determina la ndole de la novela.

Aqu tenemos explicado el fenmeno, es decir, la sustitucin de la novela nacional de pura observacin, por esa otra convencional y sin carcter, gnero que cultiva cualquiera, peste nacida en Francia, y que se ha difundido con la pasmosa rapidez de todos los males contagiosos. El pblico ha dicho: Quiero traidores plidos y de mirada siniestra, modistas angelicales, meretrices con aureola, duquesas averiadas, jorobados romnticos, adulterios, extremos de amor y de odio, y le han dado todo esto.

Se lo han dado sin esfuerzo, porque estas mquinas se forjan con asombrosa facilidad por cualquiera que haya ledo una novela de Dumas y otra de Souli. El escritor no se molesta en hacer otra cosa mejor, porque sabe que no se la han de pagar; y esta es la causa nica de que no tengamos novela. El gnero literario en que se ocupan con algn resultado nuestros desdichados literatos, y el que sostiene algunas pequeas industrias editoriales, es el de la novela de impresiones y movimiento, cuya lectura ejerce una influencia tan marcada en la juventud del da, reflejndose en nuestra educacin y dejando en nosotros una huella que tal vez dura toda la vida.

La verdad es que existe un mundo de novela. En todas las imaginaciones hay el recuerdo, la visin de una sociedad que hemos en conocido en nuestras lecturas: y tan familiarizados estamos con ese mundo imaginario que se nos presenta casi siempre con todo el color y la fijeza de la realidad, por ms que las innumerables figuras que los constituyen no hayan existido jams en la vida, ni los sucesos tengan semejanza ninguna con los que ocurren normalmente entre nosotros.

As es que cuando vemos un acontecimiento extraordinariamente anmalo y singular, decimos que parece cosa de novela; y cuando tropezamos con algn individuo extremadamente raro, le llamamos hroe de novela, y nos remos de l porque se nos presenta con toda extraeza e inusitada forma con que le hemos visto en aquellos extravagantes obras.

En cambio cuando leemos las admirables obras de arte que produjo Cervantes y hoy hace Carlos Dickens, decimos: Qu verdadero es esto! Parece cosa de la vida, Tal o cual personaje, parece que le hemos conocido. Los apasionados de Velzquez se han familiarizado de tal modo con los seres creados por aquel grande artista, que creen haberlos conocido y tratado, y se les antoja que van Esopo, Menipo y el Bobo de Coria andando por esas calles mano a mano con todo el mundo.

II En la novela de impresiones y de movimiento, destinada slo a la distraccin y deleite de cierta clase de personas, se ha hecho aqu cuanto haba que hacer, inundar la Pennsula de una plaga desastrosa, haciendo esas emisiones de papel impreso, que son hoy la gran conquista del comercio editorial. La entrega, que bajo el punto de vista econmico es una maravilla, es cosa terrible para el arte. Es como la aplicacin del peridico a toda clase de manifestaciones literarias, y expresa una tendencia de nuestro siglo, la tendencia a aceptar para todo el sistema ingls de los muchos pocos, que aquella buena gente sabe aplicar a todo.

Como quiera que sea, los recursos de publicidad aumentan considerablemente con la entrega, El libro, dividido de este modo, penetra hoja por hoja en todos los hogares, y es accesible a las fortunas ms modestas. No vituperamos todava ese sistema; porque el mal no est en l. Como excelente medio de propagacin la entrega ha podido difundir lo malo y darle una extraordinaria circulacin con la rapidez y la ubicuidad del peridico.

No ha absorbido todo el pblico la clase de novelas de que hemos hablado. Siempre hay un pequeo nmero de lectores para los ensayos que en otros gneros se han hecho. Tambin aqu se ha intentado crear una novela de saln; pero es una planta sta difcil de aclimatar. Verdad es, que por lo general, valen poco las producciones de esta clase, que no son sino imitaciones muy plidas y muy mal hechas de la literatura francesa de boudoir.

A esto contribuye en gran parte el afrancesamiento de nuestra alta sociedad, que ha perdido todos los rasgos caractersticos. Ya desde principios del siglo pasado, la reforma de la etiqueta, la venida de los Borbones, la irrupcin de la moda francesa, comenzaron a desnaturalizar nuestra aristocracia.

En el presente siglo an exista un resto de aquellas costumbres caballerescas de la antigua nobleza; la parte principal del reinado de Fernando VII foment en ella su innata aficin a los toros y a los frailes, al paso que le haca perder sus cualidades seculares de noble orgullo y exagerado pundonor; y por fin, la mayor cultura de la presenta poca, la educacin literaria recibida por casi todos los jvenes de alta alcurnia, ha modificado completamente la clase, alejndola de aquel vicioso y rancio espaolismo que fue una degeneracin de la primitiva caballerosidad castellana.

Hoy la aristocracia no es aventurera, ni petulante, ni idlatra de los toros, ni mogigata. Es una clase perfectamente reconciliada con el espritu moderno; que ayuda a impulsar ms bien que entorpecer el movimiento de la civilizacin, y vive tan tranquila y pacfica en medio de una sociedad que ya no domina y dirige, contenta de su papel, contribuyendo a la vida colectiva con lo que su influencia y su poder le permita, alternando con todos nosotros durante el da y retirndose por la noche all al recinto de sus salones, donde penetran ya toda clase de mortales.

Por lo dems, los amantes de los pintoresco y lo caracterstico encontrarn a esta aristocracia un poco vulgar: la adopcin del ritual francs para todas sus ceremonias, el continuo uso de aquella lengua y de sus frmulas de cortesa, la aficin, mejor dicho, el delirio por los viajes elegantes ha rematado esta obra de nivelacin, asimilando a todos los nobles de la tierra.

Por eso la novela de saln, de una tendencia puramente elegante y de sport, es entre nosotros una flor extica y de efmera existencia. Adems, el crculo de la alta sociedad es estrecho; nos interesa poco lo que hace esa buena gente all en sus encantados retiros; es verdad que la pasin suele presentarse en ella con bros extraordinarios, dando origen a sucesos de gran inters y novedad.

Es verdad que hay all arriba vicios trascendentales vulgarmente que no son distintos de los vicios de aqu abajo aunque no mayores como se cree , y que son un gran elemento de arte ridiculizados o corregidos con habilidad, pero, o nuestros novelistas no saben tratar el asunto, o no han tenido el acierto de ser un poco ms generales, poniendo en contacto y en relacin ntima, como estn en la vida, todas las clases sociales.

La novela, el ms complejo, el ms mltiple de los gneros literarios, necesita un crculo ms vasto que el que le ofrece una sola jerarqua, ya muy poco caracterizada; se asfixia encerrada en la perfumada atmsfera de los salones, y necesita otra amplsima y dilatada, donde respire y se agite todo el cuerpo social. La novela popular es la que nicamente ha sido cultivada con algn provecho, sin duda por las tradiciones de nuestra novela picaresca, cuyos caracteres y estilo estn grabados en la mente de todos.

Es ms fcil retratar al pueblo, porque su colorido es ms vivo, su carcter ms acentuado, sus costumbres ms singulares, y su habla ms propia para dar gracia y variedad al estilo. En el pueblo urbano, muy modificado ya por la influencia de la clase media, sobre todo en las grandes ciudades, la dificultad es mayor.

Los nuevos elementos ingeridos en la sociedad por las reformas polticas, la pasmosa propagacin de ciertas ideas que van penetrando en las ltimas jerarquas, la facilidad con que un pueblo dcil y de vivsima imaginacin como el nuestro acepta ciertas costumbres, hacen que sea ms difcil y complicada la tarea de retratarlo.

El pueblo de Madrid es hoy muy poco conocido: se le estudia poco, y sin duda el que quisiera expresarlo con fidelidad y gracia, hallara enormes inconvenientes y necesitara un estudio directo y al natural, sumamente enojoso. Se equivoca el que cree encontrar a ese pueblo en las obras de Mesonero Romanos. El buen Curioso Parlante se quejaba de que hubiesen desaparecido las manolas, los chisperos, los covachuelistas, los lechuguinos, los antiguos barberos: l fue un pintor concienzudo de los nuevos tipos que produjo la transformacin de la sociedad hace treinta aos; y tal vez estara muy lejos de creer el ilustre madrileo, que bien pronto desaparecera tambin aquella falange de personajes que l vio nacer y que observ con singular maestra.

Ya todo es nuevo, y la sociedad de Mesonero nos parece casi tan antigua como la de las antiguas fbulas, como la categora de los rufianes, buscones, necios, corchetes, gariteros, hidalguillos y toda la gentuza que inmortaliz Quevedo. En la novela de costumbres campesinas, Fernn Caballero y Pereda han hecho obritas inimitables.

El primero ha pintado la buena gente de los pueblos de Andaluca con suma gracia y sencillez, retratando la natural viveza y espontaneidad de aquella noble raza.

Slo se bastardea y malogra su ingenio cuando quiere salir del breve crculo del hogar campestre. Fernn Caballero cae por tierra desde que quiere elevarse un poco, y nada hay ms pobre que su criterio, ni ms triste que su filosofa bonachona, afectada de una mogigatera lamentable.

Pereda es un pintor muy diestro: sus Escenas Montaesas sin pequeas obras maestras, a que est reservada la inmortalidad. Lstima que sea demasiado local y no procure mostrarse en esfera ms ancha! El realismo buclico y la extraa poesa de que debe revestir a sus interesantes patanes, no pueden realizar por completo la aspiracin literaria de hoy.

Es aquello muy particular, y expresa una sola faz de nuestro pueblo. Es un horizonte ms vasto, aquel ingenio tan observador y perspicaz hara cosas inimitables, satisfaciendo esa secreta aspiracin de toda gran sociedad a manifestarse en forma artstica, produciendo una expresin o remedo de s misma.

III Pero la clase media, la ms olvidada por nuestros novelistas, es el gran modelo, la fuente inagotable. Ella es hoy la base del orden social: ella asume por su iniciativa y por su inteligencia la soberana de las naciones, y en ella est el hombre del siglo XIX con sus virtudes y sus vicios, su noble e insaciable aspiracin, su afn de reformas, su actividad pasmosa. La novela moderna de costumbres ha de ser la expresin de cuanto bueno y malo existe en el fondo de esa clase, de la incesante agitacin que la elabora, de ese empeo que manifiesta por encontrar ciertos ideales y resolver ciertos problemas que preocupan a todos, y conocer el origen y el remedio de ciertos males que turban las familias.

La grande aspiracin del arte literario es dar forma a todo esto. Hay quien dice que la clase media en Espaa no tiene los caracteres y el distintivo necesarios para determinar la aparicin de la novela de costumbres. Dicen que nuestra sociedad no tiene hoy la vitalidad necesaria para servir de modelo a un gran teatro como el del siglo XVII, ni es suficientemente original para engendrar un perodo literario como el de la moderna novela inglesa.

Esto no es exacto. La sociedad actual, representada en la clase media, aparte de los elementos artsticos que necesariamente ofrece siempre los inmutable del corazn humano y los ordinarios sucesos de la vida, tiene tambin en el momento actual, y segn la especial manera de ser con que la conocemos, grandes condiciones de originalidad, de colorido, de forma.

Basta mirar con alguna atencin el mundo que nos rodea para comprender esta verdad. Esa clase es la que determina el movimiento poltico, la que administra, la que ensea, la que discute, la que da al mundo los grande innovadores y los grandes libertinos, los ambiciosos de genio y las ridculas vanidades: ella determina el movimiento comercial, una de las grandes manifestaciones de nuestro siglo, y la que posee la clave de los intereses, elemento poderoso de la vida actual, que da origen en las relaciones humanas a tantos dramas y tan raras peripecias, En la vida exterior se muestra con estos caracteres marcadsimos, por ser ella el alma de la poltica y del comercio, elementos de progreso, que no por serlo en sumo grado han dejado de fomentar dos grandes vicios en la sociedad, la ambicin desmedida y el positivismo.

El mismo tiempo, en la vida domstica, qu vasto cuadro ofrece esta clase, constantemente preocupada por la organizacin de la familia! Descuella en primer lugar el problema religioso, que perturba los hogares y ofrece contradicciones que asustan; porque mientras en una parte la falta de creencias afloja o rompe los lazos morales y civiles que forman la familia, en otros produce los mismos efectos el fanatismo y las costumbres devotas.

Al mismo tiempo se observa con pavor los estragos del vicio esencialmente desorganizador de la familia, el adulterio, y se duda si esto ha de ser remediado por la solucin religiosa, la moral pura, o simplemente por una reforma civil.

Sabemos que no es el novelista el que ha de decidir directamente estas graves cuestiones, pero s tiene la misin de reflejar esta turbacin honda, esta lucha incesante de principios y hechos que constituye el maravilloso drama de la vida actual. No ha aparecido en Espaa la gran novela de costumbres, la obra vasta y compleja que ha de venir necesariamente como expresin artstica de aquella vida.

Sin duda, las circunstancias de estos das no le son favorables, como antes hemos dicho, por ser un producto natural y espontneo de los tiempos serenos; pero es inevitable su aparicin, y hoy tenemos sntomas y datos infalibles para presumir que sea en un plazo no muy lejano. La aspiracin de la sociedad actual a exteriorizarse, se manifiesta ya con alguna energa en el sin nmero de cuadros de costumbres que han visto la luz en los ltimos aos.

De este modo se inician los grandes perodos de la literatura novelesca, que no llega a producir sus grandes y ms preciados frutos sino despus de una lenta y laboriosa prueba. De estos cuadros de costumbres que apenas tienen accin, siendo nicamente ligeros bosquejos de una figura, nace paulatinamente el cuento, que es aquel mismo cuadro con un poco de movimiento, formando un organismo dramtico pequeo, pero completo en su brevedad.

Los cuentos breves y compendiosos, frecuentemente cmicos, patticos alguna vez, representan el primer albor de la gran novela, que se forma de aqullos, apropindose sus elementos y fundindolos todos para formar un cuerpo multiforme y vario, pero completo, organizado y uno, como la misma sociedad. Es Espaa, la produccin de esas pequeas obras es inmensa.

YAHUDI MENGGENGGAM DUNIA PDF

Benito Pérez Galdós

Introduccin: Don lvaro o la fuerza del sino de ngel de Saavedra o duque de Rivas, es una obra teatral que se identifica sin duda alguna con la etapa del Romanticismo espaol que es un movimiento que surgi en el panorama literatura espaola a principios del sigo XIX. Este movimiento, se inici en Francia e Inglaterra y es prcticamente diferente a su antecedente, el neoclasicismo, prueba de ello es que el Romanticismo es una etapa en el que predominaba ms bien la imaginacin y los sentimientos sobre la razn. En esta etapa hay un desencanto de la realidad que lleva a veces al suicidio. As pues en cuanto a su estructura se ve clara la pluralidad y la polimetra a travs de conceptos tales como el contraste que hay entre el la prosa y verso, la tristeza y la alegra, a parte de los contrastes de la vida y muerte.

ETHERSCOPE MYSTERIES OF THE OCCULT PDF

Doña Perfecta

Morn If you are a seller for this product, would you like to suggest updates through seller support? Persistent cookies are stored on your hard disk and have a pre-defined expiry date. Email address subscribed successfully. Subscribe to our newsletter Some error text Name.

Related Articles