LA PAGA DE LOS SOLDADOS WILLIAM FAULKNER PDF

Mazum English Choose a language for shopping. Delivery and Returns see our delivery rates and policies thinking of returning an item? He was awarded the Nobel Prize in literature in Faulkner served as Writer-In-Residence at the University of Virginia from until his death in He is perhaps also considered to be the only true American Modernist prose fiction writer of the s, following in experimental tradition European writers such as James Joyce, Virginia Woolf, and Marcel Proust, and known for using groundbreaking literary devices such as stream of consciousness, multiple narrations or points of view, and time-shifts within narrative. What makes Biblio different? Shopbop Designer Fashion Brands.

Author:Kera JoJozuru
Country:Samoa
Language:English (Spanish)
Genre:Marketing
Published (Last):27 January 2018
Pages:17
PDF File Size:19.93 Mb
ePub File Size:6.7 Mb
ISBN:914-3-70395-535-6
Downloads:62845
Price:Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader:Kami



Con la navaja de reglamento, seor. De una vieja comedia hacia Lowe, Julin, nmero Sus quejas eran las mismas que las que aquejaban a ms de uno con mejores botas que las suyas, desde el Comandante de Escuadrilla, pasando por los generales, hasta los aliados oficiales de una estrella para no mencionar a esas inverosmiles bestias del campo de aviacin que los franceses llamaban pulcramente aviadores aspirantes ; todos le haban echado la guerra encima.

Triste y disgustado, se recostaba sobre el asiento, sin disfrutar siquiera de la prerrogativa de viajar en Pullman, dando vueltas, sobre el pulgar, a la gorra y su tantas veces maldecida cinta blanca.

Has estado empinando el codo, eh? De regreso y apestando deliciosamente a whisky malo. Naturalmente, mi general! O, debo decir toooniente general? Ah, perdn, seora!

Fui vctima de un ataque de gases cuando limpiaba las letrinas y desde entonces no veo muy bien. A Berln!

S, claro! Vamos a Berln! All voy, Berln! Yo te conozco. Soy el soldadsimo soldado Ni miles ni centenas: cero a cero a la izquierda. Joe Gilligan, siempre tarde para la revista, tarde para la pgina y tarde para el desayuno, cuando el desayuno se atrasa. La estatua de La Libertad no me conoce, pero si llega a verme tendr que dar la media vuelta.

Bajo una ceja levantada en ngulo, el ojo del cadete Lowe miraba hacia arriba. Oye, qu ests bebiendo? Hermano, no lo s. Al tipo que hace esta bebida le dieron una medalla en el Congreso el pasado martes, porque present un plan para acabar con la guerra: quiere reunir a todos los holandeses del ejrcito y hacerles beber, durante cuarenta das, tanto de este licor como puedan aguantar. Para arruinar cualquier guerra! Entiendes lo que se propone? Ya lo creo!

Que no se den cuenta de si estn en la guerra o en un baile. Claro que no pueden darse cuenta! Todas las mujeres estn bailando. Yo tena una muy buena, pero me dej: Por Cristo, t no sabes bailar! Y yo le dije: Demonios, s s! Estuvimos bailando hasta que ella dijo: Oye. Qu eres t? Y yo repliqu: Para qu quieres saberlo?

Puedo bailar tan bien como cualquier general, mayor y hasta sargento, porque acabo de ganar cuatrocientos en una partida de pquer. Ella dijo: Ah! Yo le respond: Seguro.

Qudate conmigo, nena. Pero yo no se los iba a ensear y entonces se acerc aquel tipo y le dijo: Bailas sta? Ella contest: S, seguro, porque lo que es este pjaro no baila. Bueno, aquel tipo era un sargento, el ms grande que he visto en mi vida. Te dir. Me hizo recordar lo de aquel individuo de Arkansas que se pele con un negro y un amigo le dijo: Hombre, me han dicho que ayer mataste a un negro. Y l contest: S, pesaba cien kilos. Como si fuera un oso! Se dej mecer por los vaivenes del coche, cayendo sobre el cadete Lowe, que refunfu: Por el amor de Cristo!

As es contest el otro. Pero no te hace dao. Yo lo he probado. Desde luego mi perro no lo toca, pero es que el pobre adquiri malas costumbres cuando frecuentaba el Cuartel General. Es el nico trofeo de guerra que he conseguido y bueno por cierto, al que ningn otro perro rabn 1 se atrevi a molestar por no hacer el saludo. Oye, no quieres hacerme el favor de tomar un traguito de cualquier cosa para espantar los somnferos relentes de esta condenada comarca? En honor mo, vaya! Te aseguro que despus de los dos primeros tragos ya no se nota el mal sabor.

Siento nostalgia Como en un garaje. Has trabajado en un garaje? Echado en el suelo, entre los dos asientos, se hallaba el compaero de viaje de Yaphank, luchando por encender un cigarrillo hmedo y casi deshecho. Como la devastacin de Francia, pens el cadete Lowe dejando correr su memoria sobre las granujientas reminiscencias de un tal capitn Bleyth, piloto de la R.

Pobre soldado! No es un infierno esta guerra? Te lo pregunto. Trat de llamar la atencin del otro con suaves golpecitos de la pierna, pero ante su silencio empez a darle dbiles patadas. Muvete, viejo marinero! Condenado bastardo! Ay, pobre Jerks Lo o en una comedia, saben? Es una frase muy bonita.

Aqu est el general Pershing, que viene a tomar un trago con sus pobres soldados. Dirigindose al cadete Lowe: Mrenlo! No les parece que se debate hundido en la depravacin? Diez hombres muertos, tal vez quince. Quizs un centenar. En casa las pobres criaturas estarn gritando: Alicia, dnde ests? Eso es! Dnde diablos ests? Y la otra botella?

Qu demonios has hecho con ella? La tienes escondida para tragrtela en casa cuando llegues? El hombre que estaba en el suelo comenz a lloriquear: Me insultas! Me calumnias como nadie me haba calumniado antes. Me acusas de esconder algo tan valioso? Pues bien, aqu me tienes en cuerpo y alma para responderte. Haz lo que quieras conmigo. S, te voy a exprimir hasta que te saque un litro de vinagre tartamude el otro, mientras se encontraba ocupado en buscar algo detrs del asiento.

A poco se irgui triunfante, con una botella llena en la mano. El rumor de la batalla y el relinchar de la caballera se acercan, pero conseguirn nublar esta despreciable cabeza?

De todos modos me hubiera gustado ver uno de esos caballos que relinchan. No creo que slo hubiera yeguas. Vuestra suprema majestad! Serais tan amable que os dignarais condescender amablemente para honrar a estos buenos peregrinos en tierra extraa? El cadete Lowe acept la botella, bebi un sorbo, hizo un buche y escupi.

El otro, que le haba echado el brazo a la espalda, le daba cariosos golpecitos sobre ella. Vamos, vamos, que no sabe tan mal. Extendi el brazo para rodearle los hombros, mientras que con la otra mano le acercaba la botella a los labios. El cadete hizo un gesto de asco, indicando que no bebera ms, y se agit para desprenderse del abrazo.

Prueba otra vez. Yo no te suelto.

GPRA MODERNIZATION ACT 2010 PDF

La paga de los soldados

.

E5CX RTC PDF

Resumen de La paga de los soldados – William Faulkner

.

DAKSHINAMURTHY STOTRAM IN SANSKRIT PDF

William Faulkner

.

ORK STOMPA RULES PDF

la paga de los soldados faulkner

.

Related Articles